BlaBlaMarx.

Groucho Marx

BlaBlaCar es una empresa de origen francés cuya principal actividad es fomentar el uso del automóvil compartido. Es muy popular en los países de Europa occidental. Es posible que quienes no sean de esa parte del mundo no conozcan BlaBlaCar, de modo que a continuación describo, a grandes rasgos, cómo funciona el servicio dado por esta empresa.

Tenemos, por una parte, a la señora López, que va a hacer un determinado viaje, pongamos que de Cádiz a Sevilla, utilizando su automóvil y tiene plazas libres en éste. Por otra parte, los señores García y Castro quieren viajar también de Cadiz a Sevilla. Los tres podrían hacer este viaje compartiendo el automóvil de la señora López. Ella conduciría, mientras que García y Castro serían pasajeros a cambio de pagarle a López cierta cantidad de dinero.

Con este arreglo todos ganan. Parte de los gastos del viaje de la señora López son pagados por los pasajeros. Por otra parte, García y Castro hacen un viaje a un precio que en muchos casos es menor que el pagarían si utilizasen autobús o tren.

¿Qué hace BlaBlaCar? Pone en contacto a conductores de automóvil y pasajeros, gestiona los pagos y, obviamente, gana una comisión por cada viaje compartido que gestiona.

La idea anterior es sencilla. Su correcta ejecución, esto es, llevarla a la práctica de forma que el servicio satisfaga a pasajeros y conductores es un asunto complicado. Entre las muchas complicaciones con las que BlaBlaCar debe lidiar está la gestión de los conflictos que, a veces, surgen entre unos y otros. Y en este apartado BlaBlaCar me ha decepcionado.

Sigue leyendo “BlaBlaMarx.”

¿Está bajando la calidad de los relojes Seiko?

Seiko SNK805

El pasado 17 de julio Jody Musgrove publicó un vídeo en su canal de YouTube Just One More Watch en el que critica los controles de calidad a los que somete Seiko a sus relojes. El título del vídeo no deja lugar a dudas acerca de la opinión de Jody: “Seiko’s QC Is GARBAGE! No More!*

De forma resumida, la historia comienza con Jody comprándose todo un Seiko de la línea Presage, la cual no es precisamente de las más económicas. En concreto, un Seiko Presage automático GMT SPB217J. Y ocurrió que el reloj vino con defectos de fabricación, algo que Jody no encuentra tolerable dado el precio.

¿Cuánto cuesta un Seiko SPB217J? Actualmente en España se puede importar por unos 1350 EUR, cantidad de dinero a la que hay que sumar gastos de envío y, en caso de que el envío proceda de un país no perteneciente a la Unión Europea, aranceles.

En opinión de Jody, los defectos encontrados no son tolerables dado el precio de venta. Coincido con esa opinión.

Dice el adagio que hasta el mejor escribano echa algún borrón. El caso es que parece que el escribano Seiko últimamente está echando demasiados borrones.

Sigue leyendo “¿Está bajando la calidad de los relojes Seiko?”

El Casio Oak, ahora en metal (casi); vídeo en vivo.

Casio GM-2100

Hace unos dos años Casio puso a la venta el modelo G-Shock GA-2100, conocido popularmente como Casio Oak o CasiOak. Hubo quién vaticinó que este reloj sería un fracaso en lo que ventas se refiere; lo cierto, es que actualmente es uno de los guardatiempos que más alegrías están dando a Casio.

Una de las demandas que algunos aficionados a la relojería hacen a Casio es que lance versiones con caja de metal de sus modelos digitales más exitosos. Demandas a las que Casio hace oídos sordos casi siempre; el metal parece estar reservado para los relojes de líneas como MTP, Edifice o Lineage.

‘Casi siempre’ no significa ‘siempre’ y muy de vez en cuando Casio hace alguna excepción.

Sigue leyendo “El Casio Oak, ahora en metal (casi); vídeo en vivo.”

Ausente unos días.

Los próximos días no podré atender este blog. El motivo, que estaré de mudanza; es la segunda en poco más de medio año.

Esta mudanza es uno de los daños colaterales de que los mandamases hayan tenido la ocurrencia de quitar el teletrabajo.

Vuelta a trabajar de forma presencial; vuelta a tirar tiempo y dinero en desplazamientos innecesarios; vuelta a aglomeraciones en el caso de usuarios de transporte público o a los atascos en el caso de usuarios de automóvil; vuelta a las prisas; vuelta a dosis adicionales de stress, como si las proporcionadas por el propio trabajo no fuesen suficiente. La “nueva normalidad” es la misma “vieja mierda”.

En lo que a mí respecta, otro de los daños colaterales es que en la práctica me veo en la obligación de trasladar mi domicilio a un lugar relativamente próximo a mi puesto de trabajo. Ciertamente podría quedarme donde aún estoy, pero el precio a pagar sería un gasto de tiempo y dinero inasumibles. El evitar unos desplazamientos imposibles de asumir no es gratis: los gastos y molestias de la mudanza son lo de menos, dado que paso a vivir en un apartamento más pequeño y caro.

Se dice que hace unos 65 millones de años un gigantesco meteorito cayó en la península de Yucatán (México) y que una de las consecuencias fue la extinción de los dinosaurios.

Lo primero lo tengo por cierto.

Acerca de lo segundo tengo serias dudas. A finales del Jurásico un estogosaurio podía pesar unas 4,5 toneladas, siendo unos 80 gramos la aportación del cerebro al peso total. Hoy en día en los puestos de mando de empresas y administraciones públicas tenemos a especímenes cuya porcentaje de masa cerebral debe ser, a juzgar por lo lógico de sus decisiones, similar a la de dichos dinosaurios. ¿Seguro que se han extinguido?

Un reloj de pared ferroviario.

Hasta hace unas semanas he sido usuario del servicio de tren de Cercanías prestado por Renfe. Un tren de Cercanías me dejaba en la estación de tren de Chamartín y desde ésta, finalmente arribaba a mi puesto de trabajo utilizando el ferrocarril metropolitano, esto es, el metro.

Utilizo el pretérito perfecto compuesto, dado que he vuelto a utilizar el coche para hacer los trayectos de ida y vuelta entre mi domicilio y mi puesto de trabajo.

La razón de que cambie el tren por mi automóvil es la mala calidad del servicio prestado por Renfe. No obstante la puntualidad los trenes, su buen estado y la comodidad, el servicio dado es, al menos en la zona en la que vivo, poco competitivo debido a lo elevado de su precio, el excesivo tiempo de los viajes y la racanería con las frecuencias.

Sigue leyendo “Un reloj de pared ferroviario.”

Casio GM-S5600, un G-Shock para muñecas pequeñas.

Casio GM-S5600

Vía el canal The Urban Gentry en YouTube me llega la noticia del lanzamiento del Casio GM-S5600. Noticia no muy reciente, dado que las primeras datan de agosto de 2020.

Este guardatiempo es lo que la letra ‘S’ de su nombre sugiere: una versión pequeña – small – del Casio GM-5600.

Por su parte, el Casio GM-5600 es, a grandes ragos, un Casio DW-5600 cuya caja de resina tiene un recubrimiento de acero inoxidable.

La publicidad de Casio presenta al GM-S5600 como un reloj para mujeres. Y a mi entender lo son muchas de las variantes, como las de color oro rosa o las dotadas de una correa con estampado de leopardo.

En lo referente a la diferencia de tamaño, el GM-5600 tiene un ancho 43,2 milímetros y un grosor de 12,9 milímetros, mientras que el GM-S5600 dichas medidas son, respectivamente, 38,4 y 10,9 milímetros.

En lo tocante a esta cuestión, el tamaño del reloj, hay una cuestión que siempre ha sido un tanto polémica: ¿son los relojes de pequeño tamaño sólo para mujeres?

Sigue leyendo “Casio GM-S5600, un G-Shock para muñecas pequeñas.”

Relojes y cine: “Goldfinger”

Goldfinger, poster

Si hablamos de relojes y cine, una parada obligatoria son las películas de James Bond.

El agente 007 ha lucido muchos relojes, entre otros guardatiempos fabricados por Seiko, Omega, Breitling o, por supuesto, Rolex.

Si de todos los relojes de James Bond tuviésemos que quedarnos con uno, ¿cuál sería?

Es evidente que la respuesta depende de cada uno. En mi caso mi elección es el Rolex Submariner referencia 6538 mostrado en el arranque de Goldfinger, película estrenada en el año 1964.

Sigue leyendo “Relojes y cine: “Goldfinger””

La fragilidad de la sofisticación.

Casio TQ-218

Hace unos días me tocó sufrir un corte de luz.

El corte de luz tuvo lugar pocos minutos después de haberme acostado. Me percaté de casualidad: unos minutos antes de meterme en cama había puesto el lavavajillas – aprovecho las horas valle del precio de la energía eléctrica -, aún no me había dormido y al dejar de oír el ruido que produce ese electrodoméstico deduje lo ocurrido.

Los platos y cubiertos sin lavar no me preocupaban. Lo que sí me preocupaba era no despertarme a tiempo para que a la mañana siguiente en mi trabajo pudiese fichar dentro del horario establecido para ello. Esta infracción no es para tomarla a broma, la dirección no la tolera y las sanciones impuestas son de las que duelen a tu bolsillo.

Ese corte de luz podía durar unos minutos, horas o incluso días. Hace unos años vivía en una zona de España donde los cortes de luz son frecuentes y un par de veces me ha tocado aguantar el pasar hasta tres días sin electricidad.

Sigue leyendo “La fragilidad de la sofisticación.”

Tres semanas con mi Casio W-217H, segunda parte.

Casio W-217H

Una vez en mi nuevo domicilio, unas tres semanas fue el tiempo que necesité para limpiar, deshacer maletas, abrir cajas, colocar cada cosa en su sitio y hacer múltiples compras y gestiones, como cambiar la titularidad de los suministros de agua, luz y gas o alquilar una plaza de garaje para mi coche; todo lo anterior al mismo tiempo que empezaba a trabajar.

Hay prioridades y los relojes, por mucho me gusten, van después de proveerse, por ejemplo, de una conexión a Internet que necesito para teletrabajar tres días a la semana. Las cajas en las que viajaron mis relojes fueron las últimas que abrí.

Y así, el reloj que utilicé durante esas tres semanas fue mi Casio W-217H. Durante todo ese tiempo este reloj me ha ayudado a madrugar, me ha sido útil en el trabajo y me ha acompañado en los ratos de ocio.

Utilizar el mismo reloj tanto tiempo seguido te permite conocerlo de verdad, apreciar a fondo sus virtudes y sus defectos.

Sigue leyendo “Tres semanas con mi Casio W-217H, segunda parte.”

El manifiestamente mejorable estado del periodismo.

Casio GSW-H1000

Casio ha anunciado el lanzamiento de su modelo GSW-H1000, que dentro de unas semanas – probablemente a mediados del próximo mes de mayo – será puesto a la venta. Se trata de un smartwatch orientado a la práctica de deporte, equipado con tecnología G-Shock y que utiliza como sistema operativo Wear OS, antes conocido como Android Wear.

Este evento ha sido noticia en, entre otros, los medios de comunicación cuya información cubre los gadgets electrónicos.

Uno de estos medios que ha dado esta noticia ha sido Xataka. Xataka es una publicación que está disponible sólo vía Internet y es relevante; de acuerdo a similarweb.com, en febrero de 2021 su puesto en la lista de sitios web más visitados en Intenet era el 2471 a nivel mundial.

Lamentablemente la noticia dada por Xataka relativa a este modelo tiene omisiones y errores; de estos últimos, alguno es serio. Deficiencias que no cabría esperar de un medio de comunicación profesional.

Sigue leyendo “El manifiestamente mejorable estado del periodismo.”