¿Está fragmentándose Internet?

Goolag

Pregunta que me hago a partir de algo que me acaba de ocurrir.

Llevaba mucho tiempo sin participar en la “Galería de relojes de los lectores” del blog de Javier Gutiérrez Chamorro y este mes tenía intención de hacerlo. Para ello había tomado dos fotografías y redactado un correo electrónico en el que enviaba ambas como ficheros adjuntos.

Envío el correo y pocos segundos después recibo una respuesta de mi proveedor de correo, la empresa rusa Yandex, en el que me dice que no ha podido enviarlo.

Mensaje que me sorprendió, dado que en pasados meses nunca tuve ningún problema para participar en dicha galería utilizando la misma cuenta de correo electrónico para enviar las fotografías.

Veamos qué ha ocurrido.

Sigue leyendo “¿Está fragmentándose Internet?”

Relojes y cine: “El crack cero”

El crack cero

El film noir – o cine negro – es un género de cine nacido en Estados Unidos hacia 1930 que se caracteriza por historias cuyo relato gira en torno el esclarecimiento de un crimen, siendo dichas historias utilizadas para mostrar el día a día de la sociedad pesimista en la que se desarrollan, esto es, muestran sus aspectos cotidianos que, a menudo, son sórdidos.

El esclarecimiento del crimen queda a cargo un detective privado o de un agente de policía; tanto uno como otro suele disponer de un equipo de personas que le ayudan en la investigación.

Huelga decir que los criminales están presentes en estas historias. También desfilan personajes como empresarios, femmes faltales y perdedores baqueteados por la vida.

Entre estos personajes hay, como en botica, de todo.

Entre los criminales, hay auténticos hijos de Satanás y hay pobres diablos que han llegado al delito sin saber muy bien cómo, empujados por una combinación de errores propios y mala suerte.

Entre los empresarios, hay gentuza sin escrúpulos y hay víctimas de una estafa o un chantaje.

Entre los perdedores, hay ludópatas, hay alcohólicos, hay soplones, hay prostitutas, hay ex-presidiarios escarmentados tras su paso por la cárcel …

No es casualidad que este género naciese hacia 1930 en Estados Unidos. Los felices años 20 finalizaron abruptamente en 1929, dando paso a la Gran Depresión con “efectos devastadores en casi todos los países, ricos y pobres, donde la inseguridad y la miseria se transmitieron como una epidemia“.

Esto tuvo reflejo primero en la literatura y, poco después, después en el cine.

La Gran Depresión finalizó, no obstante este género cinematográfico siguió gozando de buena salud. No sólo eso: hizo fortuna en otros países, en los cuales, además de consumirse el cine negro proveniente de Estados Unidos, se empezó a rodar cine film noir autóctono.

Sigue leyendo “Relojes y cine: “El crack cero””

¿Hay cultura horológica en España?

Reloj de Gobernación, Puerta del Sol, Madrid.

Si hay en España cultura horológica creo que es una pregunta que muchos aficionados a la horología españoles nos hemos hecho alguna vez.

O, quizás, la pregunta que nos hagamos no sea esa pero sí otra parecida: ¿cómo estamos de cultura horológica en comparación con otros países?

¿En comparación con qué países? Ciertamente España no está en el grupo de naciones punteras en materia de horología como Suiza, Japón, Alemania, Francia o Reino Unido. Éstas bien cuentan con numerosas y potentes empresas relojeras, bien en los últimos siglos han hecho importantes aportaciones a la horología – como la invención de cronómetros marinos con suficiente precisión para el cálculo de la longitud -, o bien ambas.

Ahora bien, el que España no sea una de esas naciones punteras no implica que esté en el pelotón de cola. De hecho, no lo está. El Grupo Festina, español, es uno de los principales fabricantes de relojes del mundo; por otra parte, Sellita, uno de los principales fabricantes de movimientos de reloj mecánicos, es una empresa de capital español.

¿Y por qué me hago semejantes preguntas?

En España siempre me ha llamado la atención la enorme cantidad de relojes expuestos al público en general – en calles, en centros comerciales, en oficinas … – que dan mal la hora.

¿Ocurre lo mismo en otros países? No lo sé. En Suiza, las estaciones de tren cuentan con unos relojes que dan la hora exacta y que se han convertido en icónicos.

Quizás el mejor o peor ajuste de los relojes expuestos al público sea una indicación indirecta de la cultura horológica de un país.

He hecho unas cuantas fotos de relojes expuestos al público, de muchos tipos, que muestro a continuación. Cada fotografía tiene asociada, en su pie, una leyenda donde se indica la ubicación aproximada del guardatiempo y la hora en la que fue tomada.

Sigue leyendo “¿Hay cultura horológica en España?”

Cuando un reloj te ayuda a salir de un apuro.

Tormenta

Ocurrió a mediados del pasado mes de junio. A pesar de que el verano aún no había comenzado de forma oficial, hacía ya semanas que el calor arreciaba en la ciudad del centro de España donde vivía.

Calor que llevo mal, dado que soy de latitudes más septentrionales y estoy acostumbrado a temperaturas más suaves. En esas fechas un día nublado, mejor aún si es lluvioso, es para mí un regalo del cielo dado que supone un descanso de ese calor que me asfixia.

Aquel día recibí con satisfacción el aviso de fuertes tormentas dado por la Agencia Española de Meteorología (AEMET). Cuando hay tormenta la temperatura baja y lo agradezco. En realidad, era el segundo o tercer día consecutivo que AEMET emitía una alerta por tormenta, gracias a la cuales esa semana se me estaba haciendo más llevadera.

Cuando el sol se empezaba a poner me dispuse a salir de mi apartamento: mi plan era dar una larga caminata por un paseo fluvial cercano a mi domicilio.

Justo cuando se cerraba la puerta del portal, una aplicación de mi smartphone también me alertó de la llegada de la tormenta; añadía esa estimación que lo haría en una hora. Por unos segundos dudé: ¿me arriesgaba o me quedaba en mi apartamento?

Sigue leyendo “Cuando un reloj te ayuda a salir de un apuro.”

El placer de la reparación.

QShave 700

Hace tiempo que en materia de afeitado me pasé al clásico.

¿Por qué? El afeitado con maquinillas desechables tenía para mí varios inconvenientes. De entrada me parecía caro; además, factores como la irritación de la piel o el apurado obtenido tampoco me satisfacían.

Por último, el derroche de material que implica tirar a la basura las maquinillas desechables – las cuchillas están gastadas, pero el mango apenas se ha deteriodado y sigue siendo funcional -, me desagradaba.

Actualmente la maquinilla de afeitar que más utilizo es una QShave 700, versión china de la conocida Merkur Futur MK90700002. La característica más destacable de ambas maquinillas es que la exposición de la cuchilla de afeitar es ajustable, pudiéndose elegir entre seis posiciones diferentes. La posición número 1 se corresponde con la menor exposición de la cuchilla y un afeitado suave, aumentado con este número la exposición de la cuchilla y, por ende, la agresividad del afeitado.

Huelga decir que el precio de la maquinilla de QShave es mucho menor que la de Merkur. Uno de los factores que más contribuyen a esta diferencia de precio es que la maquinilla de Merkur está hecha de acero alemán, mientras que la de QShave está hecha de una aleación de zinc.

Por fortuna no se estropeó mi QShave 700, con la que estoy encantado, sino una funda protectora de piel en la que guardo la maquinilla cuando voy de viaje.

Sigue leyendo “El placer de la reparación.”

ALSA, un servicio de autobús decepcionante.

Autobús ALSA

A raíz de haber dejado de utilizar mi automóvil, las experiencias que he tenido utilizando servicios como BlaBlaCar o los trenes Cercanías de Renfe han dado pie a que, sin pretenderlo, haya escrito una pequeña serie de artículos relativos a medios de transporte compartido en los que relato mis experiencias.

A dicha serie añado hoy un tercer artículo: la decepcionante experiencia que he tenido utilizando el servicio transporte por autobús de la empresa ALSA.

Sigue leyendo “ALSA, un servicio de autobús decepcionante.”

BlaBlaMarx.

Groucho Marx

BlaBlaCar es una empresa de origen francés cuya principal actividad es fomentar el uso del automóvil compartido. Es muy popular en los países de Europa occidental. Es posible que quienes no sean de esa parte del mundo no conozcan BlaBlaCar, de modo que a continuación describo, a grandes rasgos, cómo funciona el servicio dado por esta empresa.

Tenemos, por una parte, a la señora López, que va a hacer un determinado viaje, pongamos que de Cádiz a Sevilla, utilizando su automóvil y tiene plazas libres en éste. Por otra parte, los señores García y Castro quieren viajar también de Cadiz a Sevilla. Los tres podrían hacer este viaje compartiendo el automóvil de la señora López. Ella conduciría, mientras que García y Castro serían pasajeros a cambio de pagarle a López cierta cantidad de dinero.

Con este arreglo todos ganan. Parte de los gastos del viaje de la señora López son pagados por los pasajeros. Por otra parte, García y Castro hacen un viaje a un precio que en muchos casos es menor que el pagarían si utilizasen autobús o tren.

¿Qué hace BlaBlaCar? Pone en contacto a conductores de automóvil y pasajeros, gestiona los pagos y, obviamente, gana una comisión por cada viaje compartido que gestiona.

La idea anterior es sencilla. Su correcta ejecución, esto es, llevarla a la práctica de forma que el servicio satisfaga a pasajeros y conductores es un asunto complicado. Entre las muchas complicaciones con las que BlaBlaCar debe lidiar está la gestión de los conflictos que, a veces, surgen entre unos y otros. Y en este apartado BlaBlaCar me ha decepcionado.

Sigue leyendo “BlaBlaMarx.”

¿Está bajando la calidad de los relojes Seiko?

Seiko SNK805

El pasado 17 de julio Jody Musgrove publicó un vídeo en su canal de YouTube Just One More Watch en el que critica los controles de calidad a los que somete Seiko a sus relojes. El título del vídeo no deja lugar a dudas acerca de la opinión de Jody: “Seiko’s QC Is GARBAGE! No More!*

De forma resumida, la historia comienza con Jody comprándose todo un Seiko de la línea Presage, la cual no es precisamente de las más económicas. En concreto, un Seiko Presage automático GMT SPB217J. Y ocurrió que el reloj vino con defectos de fabricación, algo que Jody no encuentra tolerable dado el precio.

¿Cuánto cuesta un Seiko SPB217J? Actualmente en España se puede importar por unos 1350 EUR, cantidad de dinero a la que hay que sumar gastos de envío y, en caso de que el envío proceda de un país no perteneciente a la Unión Europea, aranceles.

En opinión de Jody, los defectos encontrados no son tolerables dado el precio de venta. Coincido con esa opinión.

Dice el adagio que hasta el mejor escribano echa algún borrón. El caso es que parece que el escribano Seiko últimamente está echando demasiados borrones.

Sigue leyendo “¿Está bajando la calidad de los relojes Seiko?”

El Casio Oak, ahora en metal (casi); vídeo en vivo.

Casio GM-2100

Hace unos dos años Casio puso a la venta el modelo G-Shock GA-2100, conocido popularmente como Casio Oak o CasiOak. Hubo quién vaticinó que este reloj sería un fracaso en lo que ventas se refiere; lo cierto, es que actualmente es uno de los guardatiempos que más alegrías están dando a Casio.

Una de las demandas que algunos aficionados a la relojería hacen a Casio es que lance versiones con caja de metal de sus modelos digitales más exitosos. Demandas a las que Casio hace oídos sordos casi siempre; el metal parece estar reservado para los relojes de líneas como MTP, Edifice o Lineage.

‘Casi siempre’ no significa ‘siempre’ y muy de vez en cuando Casio hace alguna excepción.

Sigue leyendo “El Casio Oak, ahora en metal (casi); vídeo en vivo.”

Ausente unos días.

Los próximos días no podré atender este blog. El motivo, que estaré de mudanza; es la segunda en poco más de medio año.

Esta mudanza es uno de los daños colaterales de que los mandamases hayan tenido la ocurrencia de quitar el teletrabajo.

Vuelta a trabajar de forma presencial; vuelta a tirar tiempo y dinero en desplazamientos innecesarios; vuelta a aglomeraciones en el caso de usuarios de transporte público o a los atascos en el caso de usuarios de automóvil; vuelta a las prisas; vuelta a dosis adicionales de stress, como si las proporcionadas por el propio trabajo no fuesen suficiente. La “nueva normalidad” es la misma “vieja mierda”.

En lo que a mí respecta, otro de los daños colaterales es que en la práctica me veo en la obligación de trasladar mi domicilio a un lugar relativamente próximo a mi puesto de trabajo. Ciertamente podría quedarme donde aún estoy, pero el precio a pagar sería un gasto de tiempo y dinero inasumibles. El evitar unos desplazamientos imposibles de asumir no es gratis: los gastos y molestias de la mudanza son lo de menos, dado que paso a vivir en un apartamento más pequeño y caro.

Se dice que hace unos 65 millones de años un gigantesco meteorito cayó en la península de Yucatán (México) y que una de las consecuencias fue la extinción de los dinosaurios.

Lo primero lo tengo por cierto.

Acerca de lo segundo tengo serias dudas. A finales del Jurásico un estogosaurio podía pesar unas 4,5 toneladas, siendo unos 80 gramos la aportación del cerebro al peso total. Hoy en día en los puestos de mando de empresas y administraciones públicas tenemos a especímenes cuya porcentaje de masa cerebral debe ser, a juzgar por lo lógico de sus decisiones, similar a la de dichos dinosaurios. ¿Seguro que se han extinguido?