Relojes y cine: “El día del Chacal”

Francia y Argelia, un poco de historia.

En 1962 Francia y Argelia firmaban los Acuerdos de Evian, por la que la segunda obtenía la independencia de la primera. Finalizaba así la presencia de Francia en el país norteafricano, que había comenzado en 1830 con la toma de la ciudad de Argel.

Huelga decir que los nativos de aquellas tierras nunca habían querido el dominio francés. Ya en 1871 más de 250 tribus de argelinos, comandados por Cheikh Mokrani, se rebelaron contra los ocupantes.

En 1954 comenzó la Guerra de Independencia de Argelia, siendo esta vez los argelinos liderados por el Frente de Liberación Nacional (FLN). Esta guerra supuso para Francia grandes pérdidas de vidas humanas y económicas, hasta unos niveles tales que eran inasumibles.

Esta guerra – con no pocos episodios sucios por ambas partes – y los rumores de negociaciones entre ambas partes tendentes a la concesión de independencia tuvieron como consecuencia, entre otras, el nacimiento de la Organisation de l’Armée Secrète (OAS), una organización terrorista al margen de la república francesa que perpetró atentados tanto en Argelia como en la Francia metropolitana.

La consecución, finalmenente, por parte de Argelia de la independencia no implicó la total disolución de la OAS. Durante los años posteriores “pequeños grupos intentaron mantener la lucha, centrándola en intentos de asesinato de Charles de Gaulle“, presidente de Francia y último responsable por parte francesa de la concesión de la independencia.

Y este es nuestro punto de partida.

Un best seller titulado “El día del Chacal”.

Los intentos de asesinato contra de Gaulle inspiraron la novela “El día del Chacal”, escrita por Frederick Forsyth. Publicada en 1971, fue un inmediato éxito de crítica y ventas. Esta novela se estructura en dos tramas paralelas que, finalmente, convergen.

En una de las tramas se relata cómo la cúpula de la OAS contrata a un francotirador, apodado Chacal, con la misión asesinar a Charles de Gaulle y cómo este asesino profesional elabora un meticuloso plan – fecha y lugar del atentado, disfraces, documentación falsa, armamento, etc – y lo ejecuta.

En la otra trama, al principio los servicios de inteligencia de Francia tienen sospechas acerca de la existencia del plan de magnicidio encargado por la OAS pero no tienen ninguna otra información. Posteriormente, las investigaciones llevadas a cabo les llevan a conocer más y más detalles del plan, hasta el punto de pisar los talones a Chacal.

En 1973 se estrenó una adaptación cinematrográfica, dirigida por Fred Zinnemann. Al igual que la novela, fue un éxito.

El desenlace – presidido por un reloj de torre cerca de la Plaza del 18 junio 1940, VI Distrito de París – se muestra en el vídeo a continuación.

En 1997 se estrenó un remake de esta película con muchísimos cambios en el guión. A pesar del gran elenco de actores – entre otros, figuras de primera fila como Bruce Willis, Richard Gere o Sidney Poitier – esta película no merece la pena: en Film Affinity España le dan una nota de 5,6 puntos sobre 10, en comparación con los 7,5 puntos obtenidos por la película dirigida por Fred Zinnemann.

Nota a pie de página: el tamaño de los relojes de antes.

Acerca del reloj de muñeca utilizado por Chacal – interpretado por Edward Fox -, no he encontrado ninguna información acerca del modelo.

De acuerdo a las modas de nuestros días llama la atención el tamaño del reloj por pequeño; este guardatiempo de los años 60 hoy pasaría por uno de mujer.

2 comentarios sobre “Relojes y cine: “El día del Chacal”

  1. Buenos días D. Relojista y resto de amigos.

    Excelente película. La volví a ver en una cadena hace un par de años y me fascinó. En cuanto a el diámetro de los relojes en la década de los 70 80 la comparativa se hace muy sencilla con los Seiko 5 o los Orient tres estrellas como de 38 pasaron a 40 y 42 (mm). A mi particularmente me gustan diámetros discretos y en relojes de vestir (clásicos) aún más.
    Buenos días y mi enhorabuena por la entrada.

    Me gusta

    1. Gracias por comentar.

      En esto de los relojes, en los últimos años uno de mis particulares descubrimientos han sido los relojes pequeños. Una vez superas el prejuicio de que necesariamente son relojes de mujer, te das cuenta de su practicidad.

      En el enorme catálogo de relojes de Casio se puede encontrar el Casio MQ-24. Si uno está “educado” en los relojes grandes, los 35 milímetros de diámetro de la esfera que tiene este guardatiempo pueden echarle atrás. Una vez en tu muñeca, las sensaciones que te da un reloj como este son otras: es muy cómodo y, sobre todo, a la hora de trabajar no molesta de forma alguna.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s